Hanif kureishi, El Buda de los suburbios.

Nos encontramos nuevamente frente a un narrador protagonista, Karim Amir, dispuestos a contarnos la historia de su vida. Característica común en la novela europea de los últimos tiempos, donde el peso del hilo conductor de la novela recae en el anecdotario personal del protagonista.

 

Se trata pues de un adolescente inglés, aunque de padre Indio y madre inglesa, que nos cuenta parte medular de su adolescencia y su juventud.  El interés de la novela está centrado en las apreciaciones del mundo que hace el protagonista,  a partir de su ascendencia extranjera, y de la discriminación racial  que siente hacia su persona por parte de los ingleses propiamente tales. Aunque sin resentimientos, lo que le otorga un valor nuevo a la manera de enfocar la realidad. Nos preguntamos si esta particularidad se debe a la pasividad que caracteriza al pueblo hindú o simplemente, a una mirada candorosa, propia de la conformación. El caso es que nos enfrentamos a un adolescente que carece de los resentimientos propios de los de su misma edad y circunstancia, ansioso de vivir y de llevar su vida hacia un destino feliz.

 

Karim vive con sus padres, pero de pronto su padre se enamora de Eva, por la cual termina abandonando a su esposa legítima. Esta separación del matrimonio contribuye a que Karim lleve en adelante una vida más errática, deje de lado sus estudios, pasando así temporadas con la

 

 

nueva familia de su padre y también en su antiguo hogar sin ningún tipo de obligaciones. Sus vagabundeos por los suburbios de Londres lo llevan a menudo a relacionarse con personas de su mismo origen,  conocidos de su padre. Visita con frecuencia  a su amiga Jamila, hija de Anwar y Jeeta, con quien ha compartido parte de su niñez. Por el mismo camino del ocio llegará finalmente a convertirse en actor de cierta relevancia.

 

La ambigüedad sexual del protagonista, que confiesa su amor por las mujeres lo mismo que por los hombres, nos lleva a la idea de homosexualidad como motivo constante en la sociedad y en la novela europea del momento. Karim se enamora de Charlie, hijo de Eva, quien a su vez representa al ídolo musical característico del momento. Las escenas eróticas de la novela aparecen sin velo alguno y alcanzan por momentos una impudicia algo grotesca. También vive un romance con Eleanor que termina por falta de lealtad de ella.

Con todo, la novela se lee muy bien y alcanzamos la última página sin demasiado esfuerzo,  aunque buscando, como en toda novela, una mayor profundidad que en definitiva no aparece. 

Miguel de Loyola – Santiago de Chile – Derechos reservados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s