Roberto Bolaño. Una novelita lumpen

Se sabe que Bolaño junto a otros escritores hispanoamericanos fue invitado por la editorial  Mondadori a visitar una ciudad a su elección, para posteriormente usarla de escenario para una novela.  Bolaño eligió Roma como espacio temporal de su relato,  y más concretamente  una casa cerca de  la plaza Sonnino, donde viven los dos hermanos que han quedado huérfanos tras la muerte de los padres en un accidente automovilístico.

 

 La voz narrativa a cargo de la protagonista Bianca, nos pone al corriente de su vida junto a su hermano una vez abandonados a su suerte. La distancia del narrador sobre la situación afectiva que a ambos personajes afecta, sabemos ya que es una característica de la novelística de Bolaño. El relato está despojado de toda pasión y se acerca a la indolencia que campea hoy en la novela contemporánea, donde la denuncia surge a partir de una descarnada y cerebral exposición de la conciencia del narrador protagonista, llegando a la desolación acaso con mayor fuerza que por vía directa.

 

Ambos hermanos dejan la escuela para buscar trabajo y poder asumir las obligaciones materiales de la vida. Bianca lo consigue en una peluquería, lavando cabelleras,  y su hermano en un gimnasio, posiblemente fregando pisos. La soledad que circunda la vida de ambos no la llenará el sexo ni los dos amigos de su hermano que invaden repentinamente su casa y sus vidas. Por el contrario,  agregarán una nota más al abandono y marginalidad con que viven los seres humanos en la ciudad.

 

Ambos amigos uno boloñés y el otro libio, físico culturistas ambos – y de quienes sospechamos de la existencia de una posible relación homosexual entre ambos y que con el transcurrir del relato se hace extensiva al hermano de Bianca- no tienen hogar y vagan por Europa buscando donde guarecerse de sus infortunios y en parte lo consiguen en la casa de los hermanos huérfanos, ocupando el vacío dejado por la muerte de los padres. Estos amigos ocuparán la habitación del desaparecido matrimonio.   

 

Con la pérdida repentina del trabajo de su hermano, Bianca queda con el peso de los gastos de la casa. Quien con su exigua renta no podrá afrontar todos los pagos que implican la manutención de los cuatro y tendrán que buscar juntos una solución. Para ello los hombres convienen en relacionar a Bianca con Maciste, un ex campeón del físico culturismo que ha quedado sólo y ciego abandonado de la popularidad que alcanzara como deportista y a la vez actor de cine, pero al parecer con dinero suficiente. El plan consiste en que Bianca, una vez transformada en amante pagada de Maciste, descubra su caja fuerte. Objetivo que no consigue y por el contrario, termina en parte, porque todo camina en la ambigüedad literaria que caracteriza las obras de Bolaño enamorándose de él ciego y abandonado campeón-actor.

 

 La historia es breve y no se interna farragosamente más allá de la cuestión puntual que narra Bianca, dejando al lector que llene por su propia cuenta todos los espacios dejados en blanco.  

 

La voz narrativa de una Una novelita Lumpen con Amuleto, del mismo autor,   resultan claramente semejantes. Aunque el tema sea diferente.

19/06/04/.-

 Miguel de Loyola – Santiago de Chile – Derechos reservados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s