Cesare Pavese, En la playa.

En  La Playa, queda otra vez de manifiesto la gran sutileza sugestiva de la  pluma del escritor italiano Cesare Pavese (1908-1950).  La breve nouvelle se articula a partir de un narrador personaje que nos cuenta un episodio de su vida, muy al estilo del narrador que campea en la novela europea actual. Este hecho, ciertamente, conlleva a preguntarse qué ha cambiado en la novela en los últimos veinte o treinta años, si el narrador de esta novela podemos identificarlo como semejante al actual, lo mismo ocurriría, por cierto, si analizáramos alguna novela de Moravia. Me temo entonces, que la pregunta nos remite directamente a otro asunto, ya no de orden formal, sino de fondo. En la novela actual el narrador se complace en detallar minuciosamente sus placeres o displaceres, en tanto que en la nouvelle de Pavéese, el narrador opta siempre por la sugerir, antes que detallar punto por punto la realidad. Así, surgen en la novela actual escenas que ayer pasaban por pornográficas a la hora de hablar de sexo y erotismo, en tanto que hoy, ya a nadie, o a muy pocos lectores les importa este cambio radical de  perspectiva, y muy por el contrario, son motivados por la indudable morbosidad que gravita en el relato.

 

Pavese en La playa, nos introduce en medio de un sofisticado grupo de veraneantes de la Riviera, quienes parecen tener todo el tiempo del mundo para el descanso y el ocio. El narrador personaje, invitado por su amigo Doro llega a Génova a pasar el verano con su amigo y su mujer, aunque sin ser huésped de los mismos en su casa en la Riviera. La amistad con Doro, se remite a muchos años atrás y el reciente casamiento de éste con Clelia, habría debilitado esa amistad en algún punto. Lo mismo que la personalidad de Doro, al menos así parece plantearlo este ambiguo narrador personaje, quien no duda en cuestionar la personalidad de todos los amigos actuales de la pareja: Sin embargo, durante el transcurso del relato, los acontecimientos no son precipitados hacia ningún extremo, pero la novela sigue generando expectación hasta la última página, gracias al manejo de esta pluma maestra de Pavese en el arte de la insinuación.

 

Más de alguna semejanza encuentro en esta nouvelle de Pavese con Los alegres muchachos de aztavara de Manuel Vázquez Montalbán, cuyos acontecimientos también giran en torno a un grupo de jóvenes veraneantes, con la única diferencia que esta última fue escrita en 1987 y La playa en 1942.

 

Miguel de Loyola – Santiago de Chile – Derechos reservados.

Anuncios

2 comentarios en “Cesare Pavese, En la playa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s