Antonio Skármeta. El baile de la Victoria

skarmeta_antonioLa fantasía y el “Entusiasmo” se dan cita en esta novela de Antonio Skármeta, ganadora del codiciado Premio Planeta 2003. La novela nos enfrenta a una historia verosímil y a unos personajes chilenos, manejados por la hábil pluma de un escritor con oficio suficiente para enredarnos en la telaraña de su alegre imaginación. Una obra para leer de principio a fin.

   

Con motivo de una amnistía,  el maestro Vergara Grey y el joven Angel Santiago, consiguen la libertad. Juntos recorrerán un periplo por la ciudad de Santiago de Chile de connotaciones policiales y amorosas, hasta culminar con la libertad definitiva de ambos. El ingenio de Skármeta para darle vida a estos extraños personajes, dotándolos de las características peculiares de los hombres de nuestra raza, es digno de atención. La mirada positiva del escritor, carente del pesimismo y decadentismo que caracteriza a nuestros narradores en general, dialoga con los primeros cuentos de juventud del escritor, con aquellos que lo consagraron en la época de los 70 como una promesa narrativa a toda prueba. Así, resulta inevitable, por momentos, la relación de esta novela con sus primeros cuentos. Con Basketball, por la forma de tratar la relación amorosa entre Angel y Victoria, a A las Arenas, por los diálogos abiertos mientras los personajes caminan por la ciudad, con el El ciclista del San Cristóbal , por lo temerario y alegre que es el personaje Angel Santiago para enfrentar la vida, protagonista adolescente de la El Baile de la Victoria. Aunque sorprende por momentos la inocencia de los mismos, exentos en su mayoría de maldad, avaricia, codicia, sed de venganza y otros ingredientes perversos del alma común de los mortales, reconocemos en ellos las características propias de la novelística de Skármetiana, donde impera el optimismo y la alegría de vivir del hombre normal, cualquiera sea su situación o circunstancia.

    

Es probable que en El baile de la Victoria estemos frente a un thriller, pero habría que destacar que se trata de un thriller “a la chilena”, por los usos y costumbres que encarnan los personajes, por los lugares de la ciudad de Santiago que recrea y describe, por el ladinismo propio del huaso chileno injerto en la comicidad del pensamiento y de las situaciones descritas, por lo que comen, por esos dulces chilenos tradicionales en nuestra cultura, nominados con nombres propios. La novela nos lleva también por los laberintos de la ciudad de Santiago destacando algunos sitios puntuales con poesía y elegancia narrativa que no es precisamente una cualidad propia del thriller. Vemos acaso por primera vez en una novela chilena La Fuente Alemana descrita en toda su magnitud de obra artística, al punto que nos despierta deseos de volver a visitarla. El Parque Forestal, el museo de Bellas Artes, el Hipódromo, la Biblioteca Nacional. Los guiños a la realidad contingente del país, como la cesantía que asola a los hogares chilenos, la eterna crisis asiática, la incertidumbre política, los convenios de comercio con USA. También referencias irónicas a la prensa nacional, ilustran la comicidad propia del chileno. Así dirá diario La Quinta por La Cuarta, El Mercado por El Mercurio, etc. Alusiones descritas sin el resentimiento que nos caracteriza a la hora de la crítica y el sarcasmo, sino miradas desde la perspectiva del adolescente que habita el corazón de los personajes de Skármeta, donde el sueño y la esperanza de un mundo mejor pervive a pesar de lo trágica que puedan ser las circunstancias. El joven Angel Santiago ha sido condenado a cinco años de presidio por el supuesto robo de un caballo. Con lo que se está cuestionando el absurdo accionar de la Justicia frente a otros delitos de mayor cuantía cuya pena es equivalente.

    

En El baile de la Victoria, vemos desplegada la ingeniería de la composición de la novela, al estilo de los novelistas españoles del momento, tales como Arturo Pérez Reverte, Javier Marías y otros, donde el ingrediente esencial es la entretención como atributo fundamental, asunto que suelen olvidar  algunos autores en aras de una supuesta “trascendencia de la novela” que las más de las veces no es tal.  

    

También me parece oportuno destacar algunas reflexiones de los protagonistas, referidas a ciertas cuestiones de cultura general. La forma de definir algunas tendencias de la pintura, me parecen dignas de destacar por la simplicidad con que son definidas, para un fácil entendimiento del lector. En ese sentido, la novela contiene un grado importante de comunicación pedagógica, definiendo términos que requieren una aclaración interactiva entre el texto y el lector.

    

El final, acaso una de las cuestiones más difíciles de resolver, tal vez sea demasiado apresurado, porque el interés por la historia daba para más. Con todo, El baile de la Victoria es una novela para celebrar.

 

Miguel de Loyola – Santiago de Chile – 2003

Anuncios

Un comentario en “Antonio Skármeta. El baile de la Victoria

  1. Pingback: El baile de la victoria, de Antonio Skarmeta - Libros Gratis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s