El Supermercado de la educacion.

escuela siriaPara nadie puede ser novedad que la educación en Chile se ha transformado en uno de los negocios más lucrativos en los últimos años, a pesar de la ley que califica a las empresas  que la imparten, inexplicablemente, en la categoría de “sin fines de lucro.”  Un contrasentido, por cierto, como tantos otros en materia de impuestos.  Los peces chicos mantienen a los peces gordos.  Hoy día proliferan las empresas particulares de la educación igual que la misma minería. Alguien ha descubierto que, en efecto, son una verdadera mina de oro. El negocio en sí no puede ser más rentable, se invierte poco y se gana mucho, y se cuenta con una liquidez que cualquier empresa de los rubros más diversos ya quisiera conseguir para sí. Tal vez por eso el negocio educativo sigue concitando el interés de los empresarios, y aún de algunos foráneos que han comenzado a invertir en los supermercados educacionales chilenos, donde el comprador puede adquirir un título a su gusto, aunque nadie le asegure que una vez afuera, en el mercado laboral, pueda servirle para algo. Pero no importa, la fiebre del oro se ha desatado y la explotación del yacimiento educacional está recién empezando y a nadie le importa ponerle atajo. El Estado con ello se ahorra un costo que antes se le exigía garantizar a la juventud; los padres, consiguen que sus hijos estudien las carreras más sorprendentes (posiblemente la que ellos no pudieron estudiar); los estudiantes a su vez enloquecen eligiendo una carrera universitaria que bajo otro sistema no habrían podido alcanzar ni en sueños. Pero, en definitiva, los más felices son los empresarios de la educación, quienes a costa del esfuerzo mínimo de poner una buena oferta de carreras universitarias para todos los gustos, sin asegurarle, por supuesto, el futuro a nadie, consiguen un enriquecimiento continuo. Aunque los padres tengan que hacer los sacrificios más increíbles para conseguir la universidad por sus pobres polluelos. ¡Ah! Y por supuesto, los pobres, a quienes se buscaba premiar con este sistema (aunque nadie podría explicar cómo) no tienen la posibilidad más remota de optar por el hipermercado educacional. Por otra parte, está el sistema de selección a la llamada Enseñanza Superior, que es un coladero que sigue separando a los chilenos en castas. Los alumnos de colegios privados por encima de los fiscales, por nombrar algunas, pero agreguemos más: los ganadores y los perdedores, los inteligentes y los tontos; los frustrados y los realizados…porque la prueba la fabrican los tecnócratas de la educación que se han pasado años de años estudiando la manera de medir la materia gris de los educandos con la responsabilidad de nada menos que decidir el futuro laboral y existencial de los mismos.

Santiago de Chile – Diciembre del 2003 , letrasdechile.cl

Anuncios

2 comentarios en “El Supermercado de la educacion.

  1. A esto le llamamos en mi tierra “Cantar las cuarenta” bien cantadas, desgraciadamente lo que cuenta puedes extrapolarlo a España y supongo que a muchos países más. Se congelan los gastos en educación y se da carta libre sin vigilancia real.
    Cada uno tiene el título que puede pagar.

    Un abrazo

    • Gracias por tu opinión Mimí, ayuda a tener una perspectiva más universal. Uno creo que esto sucede aquí no más, y la verdad que es un problema mundial. Un abrazo: ML

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s