Pablo d’ Ors, El amigo del desierto.

Pablo d’Ors juega muy bien con la metáfora del desierto como lugar sagrado para el encuentro consigo mismo. Aunque no es ninguna novedad el hallazgo. Desde tiempos inmemoriales, el desierto en tanto espacio físico abierto, pero dotado de ese misterio insondable de los mundos desconocidos, reúne características místicas muy particulares. Para algunos representa lo inalterable, lo inmutable, lo perpetuo. Los grandes Maestros peregrinan por el desierto a fin de meditar, se internan en su infinitud a fin de salir fortalecidos después de un viaje en solitario por sus arenales resecos. Es uno de los grandes tópicos del hombre de todos los tiempos, y el relato apela a esos antecedentes, aunque de manera soterrada, casi imperceptible, y así consigue su éxito.  El amigo del desierto es una nouvelle que aumenta peso y valor en la medida que el lector entra también en el desierto.  

 

Pavel, el protagonista de la historia, un individuo del cual sólo sabemos de su repentino interés por los desiertos, decide un día formar parte, después de enterarse en una contraportada de un libro,  de una institución conocida con el nombre de Amigos del Desierto. Pero tampoco sabrá mucho acerca de tal enigmática institución, y a la cual termina suscribiendo Pavel después de muchos intentos, salvo de ciertas reuniones que realiza y de algunos viajes organizados por sus directores al desierto del Sahara. El lector puede preguntarse por qué al Sahara y no a otros desiertos existentes en el mundo. Tal vez el Sahara represente la línea divisoria entre dos mundos religiosos antagónicos: cristianismo e islamismo. Tal vez el Sahara simbolice el límite entre Oriente y Occidente. Pero es sólo una sugerencia, el libro no afirma nada, deja al lector en libertad para especulaciones como esa, por ejemplo.  

 

La imprecisión de la información concedida al lector, y el tono del narrador nos recuerda a Kafka y Saramago, a los grandes campeones de la narración alegórica, soterrada y no exenta de mordacidad contenida. La información conferida al lector es siempre mínima. No obstante, El amigo del desierto consigue proyectarse como realidad novelesca, gracias al uso de las convenciones propias del género, contenidas en el relato.

 

La referencia al desierto en tanto estado más puro del alma, al vacío infinito, a la nada, en buena cuentas, apela a la necesidad del hombre moderno de salir a los desiertos a encontrarse consigo mismo, como le ocurre a Pavel, protagonista y narrador de la historia, y a quien veremos felizmente en paz consigo mismo una vez instalado en el desierto.

 

Sorprende la sencillez y brevedad del relato, en relación a los distintos niveles de lectura que alcanza. La novela puede pasar por una simple aventura de un hombre en el desierto, si el lector no quiere conectar con el mundo alegórico al que hace referencia.

 

Las imágenes aludidas por el narrador, permiten al lector conectar con el mundo interior al que hacen simbólica referencia: “Quedé sorprendido de lo cercanas que estaban aquellas montañas de la ciudad y, más adelante, de la proximidad en general de los desiertos respecto a las ciudades.”  

 

Sí, los desiertos no están lejos: “Formas insólitas, jamás vistas, se dibujaban ante mis ojos: un paisaje de pesadilla en el que la mano del hombre aún no ha podido destruir nada.” Están allí al alcance de la mano del hombre para desconectarlo de la utilería y la tecnología que ha hecho del ser un autómata, cada vez más distante de su propia alma, como la anticipara Heidegger en Ser y Tiempo. “las dunas comenzaron a moverse bajo mis pies como lo hace el temporal: primero suavemente, como escondiendo el peligro, pero enseguida con una violencia incontenible.”

Miguel de Loyola – Santiago de Chile – febrero – 2010

Anuncios

Un comentario en “Pablo d’ Ors, El amigo del desierto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s