Saludos de fin de Año

Un puerta se cierra y abrimos otra, la de un 2012 que tendremos que recorrer so pena de sucumbir si no alcanzamos a cruzar sus 365 días. Pero es nuestra condición, nuestra situación en el mundo, un ir siempre hacia adelante, salvando vallas y abriendo puertas, hasta topar en algún momento con la última. Pero allí radica nuestra mayor grandeza, allí descansa nuestro heroísmo, toda vez que vivimos como si fuéramos inmortales. Y en parte lo somos, somos inmortales mientras estamos en pie, cada uno en lo suyo, convencidos de lo que hacemos. Esa persistencia y resistencia, esa voluntad de poder, nos convierte en héroes capaces de cargar nuestro destino fatal hasta las últimas consecuencias. Las más de las veces agradecidos del misterio de la vida, de este don de ser algo, en vez de nada, de este privilegio de cruzar las tinieblas para ver las maravillas de la luz, para estar aquí y ahora, feliz, a la espera de un Nuevo Año.

Miguel de Loyola – Santiago de Chile – Diciembre del 2o11

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s