Marguerite Duras, El amante.

Margarite DurasLa voluble sensualidad femenina está muy bien trazada en esta novela de la célebre escritora francesa Marguerite Duras. Una joven adolescente, desinhibida y rebelde, perteneciente a la colonia francesa en Sadec (Vietnan),  se convierte en amante de un joven millonario de ascendencia china.  Pero no será el erotismo el eje de la narración, como ocurriría hoy día en una novela de ésta característica temática, sino el halo de misterio que envuelve la personalidad de la protagonista.

La joven, de quien ignoramos incluso su nombre, nos introduce en su vida personal mediante aquel tono propio del diario de vida, acostumbrado a escribir por las jóvenes adolescentes. Aunque la novela no se articula en dicho formato,  parece claro el recurso y la intención de parecerlo en algunos capítulos. La economía del lenguaje, el fraseo corto y entrecortado, ayudan también al clima de imprecisión y misterio del relato.

“Muy pronto en mi vida fue demasiado tarde. Entre los dieciocho y los veinticinco años mi rostro emprendió un camino imprevisto. A los dieciocho años envejecí.”  En esta frase rotunda parece articularse la intriga de la novela, es el motor y el detonante que fustiga el interés por saber por qué una joven de su edad, llega a la revelación de un pensamiento semejante, dejando al descubierto aquel sentimiento de caducidad y desencanto que asiste a las personas adultas, después de algún fracaso.

El exotismo del lugar geográfico donde nos sitúa el relato, contribuye también al clima de constante incertidumbre que ronda la vida de los personajes, afectados por un sentimiento constante de temor. Particularmente a los ajenos a su ambiente natural, a estos colonos franceses en cierto modo, al menos como lo deja ver la autora, prisioneros en un mundo todavía más incomprensible que el propio. Está aquí presente la mirada occidental, inmersa en un mundo diferente, donde la segregación racial separa a unos de otros sin escrúpulos. De hecho, el amante millonario no puede casarse con la joven blanca, como es su deseo, porque su padre le niega toda posibilidad, ante  la cual tampoco se rebela, y la asume como algo sagrado dentro de los paradigmas tradicionales de su cultura milenaria. Es decir, las formas rígidas del oriente, colisionan con la mirada más abierta y flexible de occidente, la que poco a poco se irá posicionando, o al menos integrando en esas extrañas tierras.

Sorprende por otra parte, la indolencia de la joven, quien se muestra a sí misma completamente indiferente al amor y prerrogativas de su amante, entregándose  a sus brazos sin compromisos ni cuestionamientos morales de ningún tipo. A ella no le importa en absoluto la imposibilidad de convertirse en su esposa, por el contrario, la impone ella misma desde un principio como condición a la relación entre ambos. Es decir, no hay para ella en esa relación una intención mayor al placer de hallar una puerta de escape al asfixiante clima familiar que vive en su casa, regentada por una madre impredecible, por una mujer que jerarquiza los afectos, poniendo por delante a su hijo mayor, aunque el hijo sea un villano.

Margarite Duras perfila de manera implícita en esta novela el enigma de la sensualidad y el erotismo femenino, proyectando en su personaje esa mezcla de racionalidad y misticismo instintivo que apasiona a los hombres, precisamente, por su cualidad de incomprensible desde la racionalidad masculina. El erotismo que en la novela actual siempre aparece explícito y predecible, en El amante sólo queda sutilmente esbozado,

Miguel de Loyola – El Quisco – 2002

 

Anuncios

6 comentarios en “Marguerite Duras, El amante.

  1. Pingback: Marguerite Duras (1914-1996) | Aminta Literaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s