La lección del maestro. Muerte de Gabriel García Márquez.

garcia márquezLa lectura es una conversación íntima a tal punto, que uno termina sintiéndose amigo del escritor. aunque no haya tenido la posibilidad de conocerlo personalmente, ni lo llegue a conocer nunca. La comunicación que establecemos con el texto, o la que el texto establece con nosotros, nos permite hablar de quien lo ha escrito, en términos de un viejo y querido amigo, conocido desde tiempos remotos.

Hoy, jueves 17 de abril del 2014, la muerte de Gabriel García Márquez me conmueve, siendo la muerte de por sí un hecho conmovedor, la muerte de un amigo termina siendo siempre un hecho desolador. Mis conversaciones con García Márquez han sido largas, interminables, perduran mucho más allá de sus libros, fuera de ellos y dentro de ellos. Y lo que más admiro de su prosa, no es el estilo, ni la pureza de su idioma, ni sus maravillosas metáforas, sino la grandeza de su espíritu, del espíritu de su prosa, digo, impreso en cada uno de sus textos. Limpios de vanidad y del resentimiento que abunda hoy por hoy en las nuevas generaciones, recargadas de odios y de un pesimismo demoledor. La narrativa de García Márquez redime al hombre de sus miserias, aún de las miserias políticas, que son acaso las peores de todas, y nos entrega siempre un mensaje de esperanza, de alegría, y de humor. Sus personajes son seres realmente maravillosos, semejantes a los seres que pueblan nuestra memoria, nuestro imaginario familiar, personal. Todos están allí retratados, recreados como una suerte de espejo de lo posible, en medio de un mundo generalmente imposible. Desbordan lo real maravilloso, que es el mejor de los caminos, el mejor de los mundos, la única forma de asumir la existencia, sin caer en el abatimiento de la grosera y aplastante realidad. Sus personajes son héroes, héroes al igual que todos los hombres que sobrellevamos nuestro destino, sabiendo de antemano nuestro destino fatal.

Tal vez no sea una casualidad que mi querido amigo Gabriel García Márquez muera un Jueves Santo. No puedo evitar la conexión de la fecha con la muerte de Ursula Iguarán, acaecida en un mismo día. Hay allí, sin duda, vasos comunicantes. Hay allí, sin duda, misterios inexplicables. Hay, desde luego, nuevamente, la presencia de lo real maravilloso.

“Amaneció muerta el jueves santo (…) la enterraron en una cajita que era apenas más que la canastilla en que fue llevado Aureliano, y muy poca gente asistió al entierro, en parte porque no eran muchos quienes se acordaban de ella, y en parte porque ese mediodía hubo tanto calor que los pájaros desorientados se estrellaban como perdigones contra las paredes y rompían las mallas metálicas de las ventanas…”

Miguel de Loyola – Santiago de Chile – 17 de abril de 2014.

Anuncios

2 comentarios en “La lección del maestro. Muerte de Gabriel García Márquez.

  1. Gracias por el comentario. También lo he seguido en sus libros hace treinta años, y he publicado un poema en mi face a su muerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s