El año de la oscuridad total

oscuridad matinalResulta sintomática la oscuridad que hemos vivido en Chile tras el cambio de horario, o el fin del llamado horario de invierno. Ahora nos acostamos a oscuras y nos levantamos de la misma manera: bajo la oscuridad más absoluta. A las ocho de la mañana está tan negro el día como en noche plena, al punto que a veces dudamos si es realmente de día o de noche. Los reclamos a la autoridad al respecto, vale decir ministro de energía o algo por el estilo, han resultado infructuosos, como tantos otros hechos a las autoridades en este largo invierno de tinieblas sin fin. Los niños que salen al colegio por la mañana, deben pensar que estudian en una escuela nocturna, porque de verdad impresiona ver sus rostros de sonámbulos. Conmueve verlos viajar durmiendo en el Metro junto a sus madres, o en el mejor de los casos, en esos transportes escolares que los sacan muy de madrugada de sus casas poco menos que con la cama a cuestas.

Bien pudiéramos pensar a estas alturas que esta oscuridad es un reflejo de otra oscuridad aún mayor; la que se vive al interior de los organismos e instituciones de poder, tras el descubrimiento y revelación de sus secretos más íntimos o más sucios. La seguidilla de escándalos de corrupción todavía no termina, y seguimos -y seguiremos- bombardeados con las mismas bombas de racimo; cuyo objetivo, cabe concluir, es pulverizarlo todo y hacerlo finalmente nada, como de hecho ya está sucediendo y ha sucedido siempre en el país. La gente termina agotada de oír las mismas acusaciones a los otros, a esos otros enemigos y por siempre culpables de todo, y comienza poco a poco a enajenarse de los escándalos. La estrategia se conoce como infalible para desorientar a la opinión pública, responde nada menos que a uno de los principios elementales de propaganda del macabro Joseph Goebbels. El manejo comunicacional toma mucho de esos preceptos, y resulta impresionante advertir la utilización de esos mismos principios dantescos para manejar y sujetar hoy a las masas y a los individuos.

Pareciera que la idea de fondo es mantener a los ciudadanos en la oscuridad total. Nos levantamos a oscuras y nos acostamos a oscuras. Así el día se nos pasa volando y no tenemos tiempo para pensar en nada, ni menos para ver lo que está ocurriendo afuera: donde hay colegios tomados durante meses, profesores en un paro desquiciante, una inflación galopante que día a día nos empobrece, aumento de la cesantía y la delincuencia, y exigencias sociales de todo tipo.

Miguel de Loyola – Santiago de Chile – Julio del 2015.

Anuncios

Un comentario en “El año de la oscuridad total

  1. Tal como lo expresas lo siente muchísima gente. Lo de la “máquina retroexcavadora” no era chiste, y se mandaron este “arreglo” solo porque sí. Porfía. mal manejo o estupidez, el caso es que perjudica mucho más que ayuda. Es que son de una tozudez…Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s