Una manzana podrida pudre un ciento

manzanas podridasHay verdades tan sólidas acuñadas a lo largo de los siglos, que bien valdría recordarlas de tanto en tanto. Y sobre todo por estos días, cuando se hace vista gorda a dichas manzanas. Las verdades que ocultan los adagios y refranes, se construyen en el imaginario mediante el saber metafórico, esa capacidad extraordinaria del lenguaje para asociar y establecer relaciones con las cosas más increíbles, y que se proyectan en la mente como verdades indiscutibles. Sin metáfora, tampoco hay verdad, porque es el mejor camino posible para alcanzarla.
Cuando se habla de una manzana podrida, por cierto, se está hablando del hombre. En lo grupos humanos, siempre hay alguna de estas manzanas venenosas. La tragedia sobreviene cuando hay varias, cuando la sociedad termina pudriéndose por completo. Y es a groso modo lo que está ocurriendo en nuestro país. Nadie advirtió a tiempo la manzana podrida, hasta que terminó pudriendo al resto.
Para advertir la presencia de la manzana podrida en el canasto, o en la bodega, el campesino debe mantenerse atento. Revisarlas diariamente, porque de otra manera no pasarán el invierno, y es menester cuidarlas meticulosamente, porque no podrá obtenerlas nuevamente sino hasta la cosecha siguiente.
Aquí, desde luego, no hay quien esté atento al problema del cuidado de las manzanas. La sociedad ha perdido esa capacidad, por un problema ideológico, mal entendido, por supuesto, un vicio ético que conduce al pudrimiento social. No resulta políticamente correcto hacerlo, es mejor, para estos tiempos de cultura light, que se pudran todas, como está ocurriendo. Cualquier llamada de atención sobre las conductas y quehaceres de los individuos, hoy la llaman falta de libertad; o mejor dicho, atentado a los derechos humanos. Y eso, por cierto, aunque sea inaceptable desde un punto de vista ético, ha terminado por aceptarse, acallando las conciencias. Se trata de una falacia, sin duda, de un engaño de interpretación del lenguaje, donde se confunde y distorsionan los conceptos. El resultado esta a vista y paciencia de todos: manzanas podridas por todas partes, en todas las bancadas parlamentarias. Y por cierto, nadie dispuesto a extraerlas del cajón.manzanas podridasmanzanas podridas

Miguel de Loyola – Santiago de Chile, diciembre del 2015.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s