La heredera, de Henry James.

la herederaLa pluma magistral de Henry James, recrea en La heredera uno de los grandes tópicos de todos los tiempos: el amor defraudado. Catherine, hija de un médico de renombre, se enamora de un joven sin profesión ni fortuna, quien inmediatamente ve en ella su posibilidad para surgir. Sin embargo, el doctor Sloper, padre de Catherine, advierte muy tempranamente las verdaderas intenciones del pretendiente, y no aceptará por ningún motivo el noviazgo. Así, tras conocer finalmente la terminante determinación del adinerado doctor, quien manifiesta claramente que desheredará a su hija si llegan casarse, Morris abandona sus pretensiones, y de un día para otro se va de Nueva York, buscando mejor fortuna.

Es posible observar aquí, desde el punto de vista de la creación novelesca, cómo han sido seleccionados personajes y motivos para la representación de uno de los dramas afectivos más frecuentes en la alta sociedad. Un padre modelo, rico y honorable, una hija ejemplar, una tía soñadora y un novio interesado, o busca fortuna. Henry James perfila muy bien los caracteres de sus personajes antes de ponerlos en acción. De esta manera consigue llevar  sus obras al plano de la alegoría, donde indudablemente un artista exhibe sus mejores armas, o sus verdaderos propósitos. Para el caso de James, ilustrar la más profunda dimensión de la dignidad del alma humana, el honor, y todos esos valores ayer sagrados y hoy perdidos en la niebla del interés personal.

Catherine, muchos años después, una vez muerto su padre, no accederá a la petición de Morris, quien fracasado y cada día más a maltraer, instigado por la soñadora tía y hermana del difunto doctor, volverá para pedirle perdón por haberla abandonado cuando ella estaba dispuesta a seguirlo hasta el fin del mundo, sin importarle las consecuencias, ni la pérdida de su herencia. Optará por enfrentar su soledad hasta sus últimos días, antes que recapitular sobre una emoción que, evidentemente -porque hacia allá nos lleva a concluir el novelista- arruinó su vida. Es decir, prefiere esta vez renunciar a una posible felicidad, antes que traicionarse a sí misma.

Se trata en consecuencia, como en muchas otras noveles de Henry james, de una reivindicación de los más sagrados valores que encarna el alma humana en los seres más nobles, y por lo mismo, más expuestos a las ruindades y atropellos de los viles. Hay aquí, por cierto, una introspección psicológica que permite al lector conectar con la integridad moral de los personajes, y muy especialmente, de Catherine, la protagonista.

MIguel de Loyola – Santiago de Chile – 1989.-

Anuncios

2 comentarios en “La heredera, de Henry James.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s