Valle del Elqui, un camino estelar

valle del elquiEl valle del Elqui es una aventura imperdible para los amantes del cielo. La refulgencia nocturna de los astros, sumergen al viajante en un estado de asombro total. Por las noches se pueden observar estrellas palpitantes, constelaciones, planetas y la divina Vía Láctea, sin necesidad de telescopio. Están allí al alcance de la mano, enseñando el misterio insondable del universo. Titilan en el espacio sideral, se desplazan meteoritos y cometas, cae también a veces polvo de estrellas sobre el manto infinito, produciendo lluvia celestial.

No resulta extraño entonces que las tierras del Elqui hayan acunado a la poetisa más grande de América Latina: Gabriela Mistral. Su casa enclavada en las faldas de Montegrande, fue sin duda una ventana al cielo, a la inmensidad de la bóveda celeste, porque desde allí extrajo el tesoro preciado, una poesía que nutre el corazón, enseñando al mundo la grandeza de lo divino y humano. Sus poemas penden como estrellas, cuales astros centelleantes, iluminando el alma de aventureros y caminantes que llegan a visitar su casa. Andar por esas tierras, subir y bajar sus quebradas, es también adentrarse en el lenguaje poético de Lucila Godoy Alcayaga, Premio Nobel de Literatura en 1945.

IMG_0592Los pueblos interiores se alinean ordenadamente en torno a los cerros colindantes, conformando un espectáculo de fachadas uniformes. Las casas van abrasadas por lado y lado, sosteniéndose unas a otras como hermanas, compañeras en el tiempo y el espacio, aprisionando entre sus muros la memoria imborrable del pasado. Impresionan sus matices, se aprecia la influencia diaguita en el uso alegre y vivo del color, estremece la limpieza, el estado de conservación de estos pueblos legendarios, lustrados por el viento precordillerano y dorados por el sol siempre amarillo de la tarde. Peralillo, Villa Seca, Diaguitas, Rivadavia, Paihuano, Montegrande, Cochiguaz…, se esparcen por los distintos laberintos que conforman el valle, con sus imponentes casas de adobe, firmes como robles centenarios. Hay que andar por allí para oír el ruido de aguas corriendo por vertientes y canales, hay que adentrarse en esas lejanías para percibir la paz que inocula el silencio, hoy día destruido en la ciudades.

Una visita al museo Gabriela Mistral en Vicuña es otro paso imperdible. Allí es posible conocer vida y obra de la poetisa. Están sus libros, sus premios, su historia. Un museo interactivo que acoge a todos sus visitantes en el lugar donde nace Lucila Godoy Alcayaga en1889. Hay una ambientación de época que recuerda sus primeros años, antes de trasladarse a Montegrande. La selección de extractos de sus poemas y pensamientos está muy bien hecha, porque configuran los sentimientos de la poetisa: “Me busco un verso que he perdido, que a los siete años me dijeron. Fue una mujer haciendo el pan, y yo su santa boca veía.”, “La patria es el paisaje de la infancia y quédese lo demás como mistificación política”, “Que el oficio no nos sea impuesto: primera condición para que sea amado. Que el hombre lo elija, como elige a la mujer; y la mujer lo mismo como elige al hombre, porque el oficio es cosa mucho más importante todavía que el compañero.”, “A los niños me he dado y sólo para ellos guardo mi salud y mis bríos / El futuro de los niños es siempre hoy. Mañana será tarde. / Todo lo di, ya nada llevo./

IMG_0632Los observatorios astronómicos ubicados en las montañas, son de un interés turístico impresionante. Desde la altura donde se encuentra ubicados, se obtiene una panorámica formidable. Parapetado en sus cumbres el viajero experimenta por momentos la sensación de estar pisando otra galaxia, otro planeta, rodeado de alcores, volcanes y quebradas de colores interplanetarios. El observatorio Tololo, cuyo significado en lengua cacan significa “al borde del precipicio”, es uno de los más visitados. La visita dura unas cuatro horas, una para subir, otra para bajar. Se accede al lugar a través de un camino ripiado que va serpenteando los cerros, cruzando un territorio desértico y deshabitado, donde más de algún cóndor ronda peligrosamente por los aires, acechando su presa posible. Una vez arriba, un profesor guía enseña al visitante las particularidades del observatorio y sus telescopios.

Las viñas son otro punto de atractivo turístico importante, ocupan principalmente el plano del valle; pero también algunas se esparcen por los lomajes cercanos, pintando de verde en primavera laderas y riscos ayer áridos. De sus uvas enormes y almibaradas, se extraen los mejores piscos del país, dado su grado de exposición al sol fulgente del Valle. También hay un número importante de cervecerías, una industria artesanal del líquido color oro en constante crecimiento.

IMG_0596No hay que dormir muchas noches en el valle del Elqui para paladear el placer de un sueño dulce. A la primera el viajero cae rendido bajo el parpadeo de los astros. La conexión con las estrellas infinitas, genera un campo magnético que carga silenciosamente las baterías del visitante.

Miguel de Loyola -Valle del Elqui – Julio del 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s