El caso Kurilov, Irene Némirovsky.

el-caso-kurilovIrene Némirovsky no deja sorprender a este lector. El caso Kurilov es otra de sus obras breves de factura brillante. En pocas páginas concentra bastante más sustancia de la que muchos hoy no logran escribiendo miles. La genialidad de la autora es tal, que cuesta imaginarse cómo y en qué momento escribió sus obras, cuando sabemos que fue perseguida y finalmente ajusticiada en una campo de concentración nazi.

La novela pone en evidencia entretelones previos a la gran revolución rusa, mediante la ilustración de un atentado a un importante funcionario del zar, el Ministro de Instrucción Publica Kurilov, sobre quién recae la responsabilidad del orden social de la rusa zarista, especie de ministro del interior, para nuestro caso. Estamos ya en tiempos de Nicolás II, el zar que será asesinado junto a su familia por los  bolcheviques una vez en el poder.

La historia está contada por un narrador personaje, por el propio ejecutor del atentado, quien a través de una red de contactos se hace parte de la vida de Kurilov, viviendo en calidad de médico en su casa. Desde esa perspectiva íntima, perfila genio y figura de su víctima antes de recibir la orden de ajusticiarlo. De esa manera Nemirovsky nos interna en la complejidad social de Rusia, perfilando los arquetipos que la sustentan.  Kurilov pertenece a la aristocracia y le debe fidelidad al zar. En su código de honor, esa relación es más importante que cualquier otra, está por encima de sus intereses personales. Y aunque enfermo de cáncer, y cuestionado por su relación marital, no abandonará su responsabilidad de ministro. Y aquí debiéramos detenernos, porque Kurilov representa justamente todo lo que en nuestro tiempo ha caído el suelo, el honor, la lealtad, todos esos valores del espíritu que la filosofía bien vino a llamar idealismo.

Se da a entender en la novela que el cargo de ministro es honorífico, y que no hay rentas de por medio. Algo que en nuestros días sería inconcebible, por cierto. Kurilov se siente orgulloso de ser un elegido del zar, a pesar de sentir el rechazo de sus pares hacia su persona, debido a su relación conyugal. Está casado con una mujer francesa que no goza de buena reputación, y por eso sabe que lo marginan de ciertas manifestaciones sociales.

Paralelamente, la historia nos pone al tanto del accionar silencioso de los revolucionario que pocos años después tomarán el poder definitivo en Rusia. Némirovsky recrea así parte importante de la revolución rusa, desde adentro, desde el propio corazón de la historia, a la manera de los grandes narradores, recreando personajes ficticios, pero claramente posibles.

Miguel de Loyola – Santiago de Chile – Enero del 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s