El libro, ¿ha muerto?

librosParafraseando a Nietzsche: El libro ha muerto. Parece que lo mató el hombre. Ese hombre masa que como los bárbaros ayer, arrasaron templos y palacios. ¿Cuántos lectores van quedando en el mundo? ¿Cuántos lectores van quedando en Chile? Hablemos  sin vendas en los ojos. El libro ha muerto, ha nacido la nueva era audiovisual, me comentaba hace unos días un viejo amigo librero, cansado de luchar contra los molinos de viento. La gente ya no compra libros, concluía; la gente tiene dinero para todo, salvo para comprar un libro, puede gastarse el sueldo completo un viernes por la noche en un centro nocturno, pero el libro siempre lo encontrará caro para su presupuesto.

Y es cierto, caramba si no es cierto. Hoy la masa compra de todo en multitiendas y supermercados, se endeuda, paga con tarjetas de plástico, pero a la hora de comprar un libro se da mil vueltas y al final sale sin comprar nada. Cada día hay menos librerías en Santiago, escasamente existen ya esas otrora famosas librerías de viejo de la calle San Diego. Se trata, en suma, de un mundo moribundo. Los lectores pertenecían a otra generación, cuando no existía la magia de la televisión, cine, internet, celulares… Si los hay, se trata de una minoría insignificante, segregada y discriminada por el poder omnipotente de la masa, por el hombre masa creado mediante la publicidad mercantil de las grandes industrias de productos utilitarios.

Se podría exigir a los ministros de educación un cambio radical en las políticas educativas, pero como viven sujetos a la voluntad de la llamada democracia, se deben a la masa y tienen el deber de darle en el gusto a fin de mantenerse salvos en su puesto. La educación dependiente del oficialismo imperante, estará siempre sujeta al poder de la masa, y a ésta, lo sabemos desde los tiempos de la gloriosa Roma, le gusta el circo. Y aquí lo tenemos diariamente por televisión, por el canal estatal y por cualquier otro. Y tampoco es un problema de precio, en los últimos veinte años han venido a Chile los grupos musicales más increíbles, y el precio de la entrada para ver el espectáculo excede en mucho el valor de un libro, y sin embargo, todos estos espectáculos han sido a estadio lleno, a nadie le ha faltado dinero para pagar su entrada, nadie ha reclamado tampoco la necesidad de rebajar el iva del dicho importe para ver el espectáculo, como suelen exigir al libro, insistiendo en que sería una de las causas cruciales de la falta de lectura. Nada más falso. Nada más equivocado. Para el hombre masa el libro no tiene valor alguno. Esa es la cuestión. Pertenece al pasado, a un objeto que ha perdido interés en su imaginario.

¿Qué hacer entonces, cómo defender al libro de los bárbaros? La pregunta queda abierta a los lectores, a ese reducido círculo de amigos de las letras que día a día visita estas páginas buscando lo que nosotros también buscamos: libros, nuevos y viejos libros, a pesar de la masa.

Miguel de Loyola – Santiago de Chile – Abril del 2008

Anuncios

2 comentarios en “El libro, ¿ha muerto?

  1. Todavía quedamos lectores de libros nuevos, viejos y de cuneta; siempre es posible leer. Cuando leo alguna referencia, como esa paráfrasis de Nietszche: ‘El libro ha muerto’ que cita Miguel, entiendo lo que quiere decir, cosa que los que no leen no podrían relacionar. Ojalá que eso cambie, y como sea le dejaré mi biblioteca a mi nieto, que lee un poco.

  2. Hola Miguel de Loyola.
    Es verdad, este desolador “poder de la masa” que solo busca el “placer” inmediato y huye de la cultura que es el fundamento de lo bueno de la humanidad…
    En la televisión francesa cada semana, y a una hora de gran audiencia, se ve una emisión de literatura llamada “La grande librairie” (La gran librería), en la cual un periodista (François Busnel) habla de libros elegidos alrededor de un tema, e invita a unos escritores (generalmente unos cinco o seis por lo menos) para que desarrollen sus ideas y sus convicciones.La emisión dura una hora y media…y ¡ parece corta !
    Los escritores son de todas las nacionalidades. Este jueves recibió, entre otros, a Arturo Pérez-Reverte que presentó su obra “Hombres buenos” (“Hommes de bien”). Dice esto :
    «En España, en tiempos de oscuridad, siempre hubo hombres buenos que, orientados por la Razón, lucharon por traer a sus compatriotas las luces y el progreso. Y no faltaron quienes intentaban impedirlo.»

    El tema de esta semana era la defensa de la cultura, de la felicidad de leer y de la pérdida de esto también.
    La imagen y el celular han matado el libro.
    Me hubiera gustado tanto verte en La grande librairie. No dudo que un día esto se produzca…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s