Fin de año otra vez…

fin de añoAhora nos embarcamos en un 2018 cargado de expectativas, enfrentamos el desafío tecnológico mayor de todos los tiempos, porque la realidad superó a la ficción. H.G. Wells, Aldous Huxley, Julio Verne y sus fantasías futuristas van quedando atrás. El desarrollo inconmensurable de la cibernética, la apropiación de espacios infinitos vía internet, abren nuevos horizontes, y cierran definitivamente otros. La era de las grandes masas manipuladas y manipuladoras se diluye, abriendo paso al individuo que, dominando la tecnología, apropiándose de ella, sobrevive mejor en su celda, aislado, pero comunicado al mundo entero.

La mayor dificultad pasa por el recambio generacional, porque cada día ocurre a mayor velocidad y menor tiempo. De una generación a otra ya no hay quince años de diferencia, sino muchos menos, y de ahí la importancia capital de la actualización en todas las materias, sobre todo en educación, base del desarrollo personal y colectivo. Bien podríamos decir que los padres hoy, son algo así como abuelos de sus hijos, por un problema claramente generacional. Si ayer la música pop marcaba  pausas notables entre una generación y otra, hoy día ese marcador no sirve, no anota la realidad. La era de la computación revolucionó ideas, costumbres y usos, dejando perdidos en el pasado a quienes no se atreven a lidiar con las tecnologías emergentes.

Chile ha crecido, de eso no tengo duda alguna. Chile ha llegado a un nivel de desarrollo inimaginable en otros tiempos, cuando la tecnología y las desigualdades sociales nos separaba cien años de los países del Primer mundo. Hoy vamos prácticamente a la par, inmersos en la misma nave, sorteando olas parecidas, dificultades y desafíos semejantes.

Hay que abrirse, he ahí el dilema y el desafío mayor. Abrirse a los cambios que vienen, sin caer en la vieja tentación de abrazar causas perdidas, abrigadas por la nostalgia, porque nunca ha sido la mejor manera de enfrentar la vida. Esta gracia, este don que nos permite ser consciente de las tinieblas de donde surgimos.

Miguel de Loyola – Santiago de Chile – 30 de diciembre del 2017

 

Anuncios

3 comentarios en “Fin de año otra vez…

  1. Me agradan sus comentarios porque son altruistas, no se quedan pegados al pasado,
    Es bueno evolucionar y adaptarse a los cambios, sin embargo veremos a los fanáticos de siempre colocando trabas a las nuevas ideas .Ojalá no sea así . Le deseo un año venturoso. Feliz 2018.

    • Igualmente deseo un próspero año nuevo al autor de este blog en el que pueda continuar su trayectoria literaria, así como a sus comentaristas y colaboradores.

      Desde Madrid: Ignacio Tamés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s