La cita, un cuento inolvidable de Maupassant

la cita, Guy de MaupassantGuy de Maupassant (1850-1893) es uno de mis escritores predilectos a la hora del cuento. Un escritor que poco leen las nuevas generaciones, pero fue plato predilecto hasta mediados del siglo pasado, cuando la literatura francesa llevaba todavía la delantera en materia cultural. Recomiendo desde ya a los noveles escritores su lectura, porque les aseguro que no se desencantaran. La pluma de Maupassant es refinada y aguda; recrea con maestría sin igual personajes y momentos cotidianos que trascienden muchos pasos más allá de la anécdota propiamente tal, abriendo nuevos escenarios, nuevas reflexiones, nuevas lecturas. Es un cuentista por excelencia que conduce siempre al lector a regiones inesperadas, a rellenar los espacios en blanco del texto por el propio lector. También tiene una novela que devoré hasta la última letra en mi juventud: El buen mozo.

La cita, es cuento genial, genial. Un cuento que en muchos sentidos debieran apropiar las feministas, porque desarrolla la personalidad de la mujer, metiéndose en sus secretos, y revelándola con astucia sin igual. El hombre, en cambio, queda muy mal parado en el relato, descrito en su ser animal esencial, monótono, predecible. La ironía que destila la historia, denota el oficio y genio del escritor francés para manejar los hilos del arte de contar. Es uno de esos cuentos que va generando poco a poco una sonrisa interna en el lector. Una sonrisa de agrado, estupor, complicidad con la protagonista, a quien comenzamos a comprender, justificar y amar.

La historia es muy simple, breve, pero no la voy a contar aquí. Las obras literarias hay que leerlas, pasar por esa experiencia íntimamente personal, por esa conversación única con el texto, que en ningún caso puede suplir un resumen, porque leer una obra literaria es revivir la historia, la experiencia vivida por el propio autor.

La cita, como muchos otros cuentos de Maupassant, es una denuncia soterrada, inteligente, procaz. Una forma de rebelión contra la sociedad de su época, pero también de la nuestra, y por eso la importancia de volver a leerla. Las grandes obras literarias siempre tienen algo novedoso que decir a las nuevas generaciones, porque tienen el sello prodigioso de lo que llamamos universalidad.

Miguel de Loyola – Santiago de Chile – Julio del 2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s