Memorias transeúntes, de Edmundo Moure.

edmundo moure2Edmundo Moure es un cronista de tomo y lomo que en buena hora ha reunido sus crónicas en un libro asombroso: Memorias Transeúntes. Un libraco, por sus más de seiscientas páginas que hablan y siguen hablando de todo. Un libro entretenido, divertido, alegre. El asombro de Moure, es el asombro que hoy escasea cada día más en el mundo, produciendo esa secuela de enfermedades mentales que afectan al hombre de nuestro tiempo, hastiado de cosas o falto de ellas, angustiado por el desconcierto, o por la carencia total de valores, ideales, y sobre todo de sueños. A Moure eso no le falta, y se deja ver muy claramente en sus crónicas: no ha dejado nunca de buscar un mundo mejor con los pies puestos en la tierra, pero sin dejar un solo momento de soñar.

Edumundo Moure huele, siente, piensa, imagina, oye y escucha; está aquí y ahora, pendiente de su existencia. Nada se escapa a su ojo avizor, recorre el mundo observando y apuntando en su bitácora de viajante eterno. Sus crónicas abren puertas y enseñan espacios desconocidos, momentos estelares, circunstancias inexplicables, devaneos, afanes, y también delirios. Pero ante todo, fortalecen de energía, energizan a quienes han perdido las esperanzas, y enseñan al hombre a volver al asombro, al estado más puro y más lúcido que podemos aspirar para interpretar el privilegio de la existencia.

“Para quienes pretendemos decir algo, más allá de la escueta comunicación o del resultado del diario discurso, el verbo se alza como barrera enigmática, a menudo hostil. Nos enfrentamos a la “dificultad de escribir” y cada texto será más arduo que el anterior…” Esta reflexión del autor respecto al oficio, resulta algo disonante, o bien el clásico recurso conocido como “falsa modestia”. Porque a decir verdad, en estas crónicas en ningún momento se nota dicha dificultad, por el contrario, fluyen sin trabas ni contratiempos, acotando un tema tras otro punto por punto, sin perder hilo ni coherencia interna.

Las Memorias Transeúntes despertarán de su letargo a quienes andan adormilados por el mundo, porque son un golpe de vida en cada una de sus páginas, donde reina la fortaleza y el buen ánimo de vivir, de haber vivido y seguir viviendo intensamente cada minuto. No se la pierdan.

Miguel de Loyola – Santiago de Chile – Marzo, 2018.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s