Lecturas de verano

lecturas de veranoNada mejor que acompañar las vacaciones con una novela, una novela que nos llevará a otros mundos, o bien nos remitirá o nos hará entender mejor el nuestro.

La novela es el género narrativo de entretención por excelencia, si ésta no entretiene, es mejor dejarla a un lado, abandonar su lectura y buscar otra, porque hay miles, y siempre habrá una adecuada para cada lector. Ya lo dijo el refranero popular, sobre gustos no hay nada escrito.

Los críticos de los diarios suelen dar nombres, decirle al lector lea esta o aquella novela de tal o cual autor. Sin embargo, lo mismo que en la cocina, no hay recetas perfectas, y es preferible que cada lector busque la suya, la que mejor lo interprete, la que sea capaz de sacarlo de su mundo cerrado y pueda llevarlo hacia una nueva interpretación de la realidad, más abierta, desde luego, más reflexiva. Si una novela no sirve para abrir los ojos del lector, me temo que no sirve para nada. Cuando digo abrir los ojos, quiero decir sorprender, generar estupor, aquel estupor que conlleva a la contemplación y al éxtasis.

Leer es viajar hacia lo desconocido. La novela, como la vida, es siempre una aventura en la cual nos internamos poco a poco, haciendo nuestro, espacios, situaciones, pensamientos que si bien no hemos vivido ni viviremos nunca, se convierten en tales, gracias a la magia del arte de la literatura. En consecuencia, hacemos nuestra, experiencias ajenas del mismo modo que si las hubiésemos vivido nosotros mismos. Si la novela no es capaz de transmitir eso, no estamos frente a una obra literaria.

El verano se presta mejor que el invierno para leer, suelen decir aquellos que sólo leen estando de vacaciones. Es posible, porque para leer hay que estar tranquilo, sosegado, quieto en algún sitio, separado del mundanal ruido. Si la novela es buena, de seguro el lector se concentrará en ella y olvidará mientras lee todo lo que acontece a su alrededor.

Los invito entonces a elegir alguna novela para disfrutar de este verano. Les aseguro que será el mejor antídoto para verdaderamente descansar. Búsquenla con cuidado, ojeando sus primeras páginas hasta engancharse. Si no hay tal, se recomienda buscar otra, porque siempre habrá una especial para nosotros.

Miguel de Loyola – Santiago de Chile – Enero del 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s