Mujeres, John Updike

mujeres updikeOwen Mackenzie es un experto en informática que se casa con Phyllis Goodhue, la mujer que ama. Una compañera de universidad especialista en matemáticas, pero que una vez casada y madre, olvida su pasión por los números. El éxito de Owen y su socio Ed en el aérea de la computación, le permite a Phyllis descansar en la solidez económica alcanzada por los amigos empresarios. Estamos en pleno auge y desarrollo de la informática y Owen junto a Ed se adelantan en ese campo cuando otros recién comienzan. Se retiran de IBM e instalan su propia empresa.

La novela discurre sobre la vida de Owen, desde su niñez hasta la misma vejez, llevando al lector por los derroteros del protagonista, quien en primera persona nos acerca hacia los aspectos más relevantes de su vida, que no están precisamente relacionados con su actividad profesional, como ocurre con su socio Ed. Owen, en cambio, focaliza su vida en torno a las mujeres que ha amado, ama, y podría amar. Hay un claro interés de la novela por entregar un perfil acabado de la mujer, y de allí su título. Evidentemente, desde la perspectiva peculiar del hombre, y concretamente de este Owen, alumno brillante en la universidad, hijo único y sin grandes pretensiones materiales ni sociales, pero dotado de un atractivo que gusta a las mujeres, su falta de interés por las farras y el alcohol, que suele ser el foco de atención de los hombres en Middle Falls, la ciudad donde ha establecido su empresa E-O Data,  y su hogar.

Es indudable que se trata de una novela que recorre minuciosamente un periplo de tiempo completo, la vida entera de Owen, que va de 1920 a la era actual, detallando muchos aspectos  históricos conocidos en la historia del mundo y particularmente de los Estados Unidos, avanzando morosamente hacia lo que de fondo nos quiere en verdad contar, el cambio y la importancia de la sexualidad, sus anticuadas costumbres versus la nueva realidad gracias a la tecnología y al descubrimiento de la píldora, que a partir de los años sesenta liberó a la mujer norteamericana del cuidado del embarazo. Es allí donde se focalizará finalmente la narración, introduciendo al lector en la vida sexual de Owen, quien no ha dejado de buscar el placer que no alcanza en su vida matrimonial. Phyllis, se ha dedicado por entero a los hijos, según sus mismas amigas en Middle Falls critican, y se presenta como demasiado orgullosa frente al tema, mirando con cierto desdén intelectual un asunto que a ella definitivamente no le importa, lo que no significa que no ame a Owen, muy por el contrario, lo ama tanto que estará dispuesta a aceptar en silencio las infidelidades de su esposo.

Updike es un narrador minucioso en el detalle, capaz de detenerse en la descripción tanto del paisaje como de una calle, una habitación, un rostro,  pero donde realmente denota destreza máxima es a la hora de las relaciones íntimas entre Owen, su mujer y sus amantes. Introduce al lector en la cuestión sexual con esa naturalidad propia que desborda la literatura norteamericana del siglo XX, penetrando una corteza donde pocos narradores pueden entrar, sin caer en la vulgaridad o directamente en la pornografía. En ese sentido, hay un verdadero interés por tratar de analizar y comprender la esencia del asunto, describiendo sus procesos, a fin de postular alguna tesis plausible, que pueda tal vez ser útil para otros.

Mujeres, en consecuencia, es una novela que busca retratar el misterio de la sexualidad de ambos sexos, explorando a partir de la experiencia de Owen, el protagonista, quien terminará divorciándose de su mujer por causa de lo mismo,  del misterio que lo aparta de la mujer que ama, pero que ya no desea, acaso porque ha vivido una vida junto a ella sintiéndose rechazado y postergado, en tanto ha descubierto que hay otras formas, otros caminos fuera de casa para alcanzar el placer. La novela no habla del amor en términos valóricos, como categoría máxima del espíritu, aunque hay evidencias claras de su presencia, sino de esa necesidad orgánica y mental por alcanzar el placer que todos, o casi todos necesitan, y que no sabemos si es puramente biológico o mental, pero que las sociedades más desarrolladas han sabido en los últimos cien años poner en cuestión, avanzando hacia aquello que Freud nominó Ello, y lo griegos supieron nombrar Dionisos.

John Updike es un narrador que no dejó de sorprender hasta sus últimos días, yendo siempre, a mi juicio, de menos a más, a pesar que fueron sus primeras novelas le dieron más fama que las posteriores. Pero, verdaderamente, son estas últimas las imperdibles.

Miguel de Loyola – El Quisco – Enero del 2019

Un comentario en “Mujeres, John Updike

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s