Los apuntes del abuelo

apuntesHacía días que el abuelo había perdido completamente el apetito, ya no comía con esa hambre voraz que lo caracterizaba y servía de ejemplo a sus nietos, quienes por el sólo hecho de verlo engullir los alimentos con tantas ganas, terminaban imitándolo, masticando hasta del mismo modo. Pero ya no, estoy cansado, decía a la hora de sentarse a la mesa, probando uno que otro bocado, confundiendo hasta los sabores de los alimentos que antes distinguía con la sapiencia del gourmet. Aquel sería el síntoma principal para presentir que sus días estaban contados, que ya no volvería a ser otra vez el hombre vigoroso de antaño, quien sentado a la mesa parecía provisto de la energía suficiente para discutir y exponer sus ideas en cualquier parte, aún a riesgo de perder las amistades. Porque el abuelo había sido un ciudadano atento a lo que ocurría en el país, a lo que pensaba y hacía la clase gobernante, que a su juicio era en definitiva las únicas privilegiada, la únicas que sacaba verdadero provecho del Estado, los demás no eran más que súbditos, marionetas manejadas por los ardides de la clase política que siempre encontraba la manera de engatusar a la gente, sobre todo a los más ignorantes, y por supuesto a la juventud, caldo de cultivo seguro para incubar cualquier idea descabellada.

Meses después de su fallecimiento, Roberto, el mayor de sus nietos, quien entonces bordeaba los treinta años, se interesó en leer los diarios del abuelo que se hallaban todavía amontonados en su escritorio, sin que nadie se atreviera a moverlos de allí. Los leyó todos, los diez cuadernos donde el abuelo exponía sus apreciaciones sobre la llamada clase política, asunto por el cual se había interesado en los últimos años de su vida, después de observar boquiabierto cómo se sucedían unos a otros en el poder, en el senado y en la cámara de diputados. En dichos cuadernos, hacía un seguimiento de algunos diputados y senadores que llevaban más de treinta años arrellanados en el poder legislativo, muchos de los cuales aparecían de vez en cuando en programas televisivos hablando con su estilo engolado de la desigualdad existente, de los privilegios de los ricos y otros temas similares, en circunstancias que las contradicciones de sus discursos estaban completamente a la vista. Bastaba con revisar el historial de tales individuos para confirmar sus mentiras descaradas. La ruina de este país está en la clase política, sostenía finalmente el abuelo en sus escritos. Son ellos los mayores privilegiados, los que ganan dinero sin trabajarle un día a nadie, los que escalan posiciones sociales, los que tienen el poder de crear leyes que no favorecen a nadie más que a ellos mismos. Donde se ha visto, si hasta el sueldo que perciben lo estipulan por ley. De seguir así las cosas, insistía en sus escritos el abuelo, los políticos se comerán el país entero, incluido el pueblo del cual tanto hablan, atribuyéndose hasta su propia voz. ¿Cuándo entenderá la gente el engaño? se preguntaba estupefacto. Y más adelante agregaba, la gente nunca lo comprenderá mientras no sea capaz de separar sus propias frustraciones y resentimientos de la razón, del entendimiento, porque por allí está la boca de entrada del embuste que envenena a la gente. A la gente basta con dorarle la píldora emocional, pulsando esa cuerda se traga todo lo que le dicen, remataba en la última página.

Cuando Roberto terminó la lectura de los apuntes del abuelo, llegó al convencimiento que debía publicarlos inmediatamente, creyendo que podían ser de mucho interés para los ciudadanos, para el país, para el progreso, para el bien común, para la prensa incluso, siempre ansiosa de novedades, pero el editor a quien acudió en primera instancia recomendado por un amigo, le dijo claramente que la gente ya no leía ese tipo de textos, sólo escasamente otros, agregó después, enseñando un rostro demacrado por el desaliento. El tipo parecía demasiado cansado de su profesión, y no mostró el menor interés en darle si quiera un presupuesto para la publicación del libro.

El joven abogado salió aquel día desilusionado de la oficina del editor, pero no lo suficiente para abortar el proyecto. En el peor de los casos, el libro quedará para la familia, para los nietos y bisnietos, para la memoria familiar de la que tanto le gustaba hablar al abuelo, concluyó mientras caminaba calle abajo en dirección al estacionamiento.

 

Miguel de Loyola – Santiago de Chile – Año 2020.

Un comentario en “Los apuntes del abuelo

  1. Gracias! ¿quien es “gatopardo” ?

    El mar., 12 de may. de 2020 a la(s) 22:17, Miguel de Loyola ( comment-reply@wordpress.com) escribió:

    > gatopardo posted: “Hacía días que el abuelo había perdido completamente el > apetito, ya no comía con esa hambre voraz que lo caracterizaba y servía de > ejemplo a sus nietos, quienes por el sólo hecho de verlo engullir los > alimentos con tantas ganas, terminaban imitándolo, mas” >

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s