Sin ti mi cama es ancha, de Jorge Calvo

sin ti mi cama es anchaEn Sin ti mi cama es ancha, Jorge Calvo sumerge al lector en los pormenores de un grupo de chilenos exiliados en Suecia que suele reunirse a beber y a discutir sus asuntos en un pub. En concreto, introduce al lector en la  vida de un controvertido personaje nominado el Enano, un chileno de un metro treinta de estatura que ha desaparecido cuando más lo necesitan sus amigos. El grupo se encuentra organizando un evento cultural y su cabecilla es Drago, el mencionado  enano que ha tenido la ocurrencia de crear dicho evento. Los comentarios referidos a su desaparición y a su persona, comenzarán a generar la atmósfera de misterio que toda novela requiere para alcanzar la última página.

La habilidad narrativa del narrador personaje autodenominado a sí mismo como el que escribe, permite una configuración carnavalesca de estos chilenos asentados en Suecia, país que los acoge en calidad de exiliados políticos, otorgándoles al principio garantías impensadas. Las alusiones al cambio inminente del gobierno en Chile, abrirá por esos días la esperanza del retorno en algunos, mientras otros parecen haber echado raíces en el nuevo mundo que han venido construyendo durante el exilio.

Destaca el manejo narrativo del que escribe, quien además de contar la historia de sus amigos, se encuentra terminando una novela que habla de la invasión de los bárbaros en Europa durante los primeros siglos, estableciendo vasos comunicantes y alegóricos entre los bárbaros del pasado y los actuales, que siguen llegando desde la periferia a los países del primer mundo, como el propio puñado de chilenos al que pertenece.

La mirada del narrador es descarnada a la hora de juzgar a sus compatriotas, desprovista de la clásica visión nostálgica y resentida que suele acompañar las novelas chilenas del exilio, poniendo el foco en un odio ideológico en blanco y negro. Aquí no falta la alegría y la búsqueda infatigable del placer, bien sea en medio del drama o la comedia de la vida. La felicidad gravita libre de las circunstancias, parece indicar el mensaje subliminal del que escribe, de este narrador personaje donde descansa el peso de la historia, y cuyas particularidades dejan con gusto a poco en contraste a la obsesiva recreación del enano. La felicidad, puede inferirse, está en la naturaleza del individuo, en su actitud frente a la vida, más que en las vicisitudes que acompañan su existencia. El ejemplo concreto será el enano, cuyo derrotero ha sido hasta entonces un continuo fracaso. Sin embargo…

Sin duda, Jorge calvo consigue en esta novela imprimir un aspecto nuevo en la visión de los chilenos en el exilio. Sea por las características peculiares del país que los acoge y que les permite desarrollarse en las áreas de su interés y competencia, o por las características psicológicas de este grupo de amigos que a pesar de los años transcurridos, se mantiene tan joven como al principio de su exilio.

La novela recrea bien los ambientes suecos, permitiendo al lector meter sus narices en una geografía distinta, donde impera el frío, la lluvia, la nieve, pero donde se vive de igual modo intensamente, movido por las pasiones que acompañan al hombre desde sus orígenes. En particular una: el instinto sexual, la obsesión por la mujer. En ese sentido cabe mencionar la mirada eminentemente masculina del grupo de amigos de Malmös, y acaso machista a ultranza o primigenia,  por esa forma de mirar a la mujer como objeto sexual, por su facultad de brindar placer de ese tipo, sin destacar otros rasgos femeninos. Los desvelos de Drago, el enano, pasan todos por allí.  

Desde luego, la novela invita al lector a conocer Suecia, el país  que acogiera a cientos de chilenos en calidad de exiliados políticos después del golpe. Un país lejano, muy desconocido por aquel entonces para un latinoamericano corriente, salvo por las referencias al Premio Nobel que otorga años tras año. Sin embargo, a partir de entonces, comenzarían a poblar el imaginario nacional sus paisajes, los nombres de sus ciudades, su clima, su ambiente, y muy especialmente la belleza de sus mujeres.

 

 

Miguel de Loyola – El Quisco – Noviembre del 2020

Un comentario en “Sin ti mi cama es ancha, de Jorge Calvo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s