Bajo el arco de triunfo, por Natasha Valdés

bajo el arco de triunfoNo paré de leer, me cautivó la búsqueda del desconocido autor, me reí con los intentos tecnológicos de los mayorcitos, entre los que me incluyo por supuesto, los sufrimientos por actualizar celulares, apps, y otros artilugios. Viajé con Leonardo al Paris que aprendí en las clases de Francés y con la confianza de conocer y reconocer la ciudad luz por haberla aprendido “par coeur” sin realizar que pasaron 40 años desde que la recorrí de la mano y de la sapiencia de Mademoiselle Meza, mi profe en el Liceo. Me gustó el estudio sobre escritores y escritores, supe que hay quienes se presentan a todos los concursos, y nosotros: los que sólo necesitamos decir lo que tenemos que decir.

Me gustó recordar tiempo pasado y como vivimos y como se vive hoy.

Amé a Dominique y su generosidad, sufrí con los precarios medios económicos del profesor/escritor y reafirmé que uno escribe de lo que conoce y que siempre somos personajes y escritores y cómplices.

Me perdí con Leonardo en el aeropuerto que conocí tan bien y que me llevó al centro de la ciudad con esos tickets que se pagan al salir y que olvidaba entregar sin darme cuenta y que aún conservo en los recuerdos del viaje.

Divagué con Leonardo sobre la verdadera identidad de Dominique y apresuré el ritmo para llegar a tiempo a la cita.

Entonces dije, me debes otra historia.

Natasha Valdés

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s