Apocalipsis… ¿Now?

ciudad vaciaEl virus se propaló por el mundo como una vieja maldición, desarticulando el orden ciudadano, trayendo la incertidumbre y el dolor de antaño, cuando la humanidad desconocía las bacterias pero temía a las bestias y vagaba a pie pelado por los llanos y los montes buscando la tierra prometida. Entró encapuchado una mañana desde el legendario oriente, causando terror y desamparo.

Llegó a mi pueblo un día otoñal, recorrió sus calles y la plaza, merodeó los techos como viento cordillerano y se coló en las casas inoculando su mal. Traía un cuchillo asesino dispuesto a clavarlo por la espalda. Traía la muerte oculta detrás de su máscara. Venía aquel desconocido hambriento de sangre.

Cortó los caminos, encerró a la gente en sus casas, separó a la madre de los hijos, al hombre de sus amistades, a lo niños de otros niños, a los alumnos de sus clases, a los empleados de su trabajo… Paralizó finalmente las ciudades y los aeropuertos, las iglesias y los sindicatos, pero no pudo con los congresales que seguían discutiendo sin parar sobre sus intereses personales.

Miguel de Loyola – Santiago de Chile – Abril del 2021

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s