Etiqueta: Premio Nóbel

Cartas de Gabriela Mistral

Gabriela Mistral 3Tuve una vez la mala ocurrencia de conocer a un escritor a quien admiro por sus obras. Lo trajo a Chile El Mercurio, y lo presentó en una conferencia tipo entrevista a una platea abierta. Se trata de Héctor Aguilar Camín, el novelista mexicano, casado con la también conocida escritora mexicana Ángeles Mastretta. Había leído sus novelas Morir en el Golfo y La Guerra de Galio, arrobado por las tesis allí tan bien expuestas. (más…)

J.M Coetzee. Desgracia.

coetze1El primer comentario que surge después de leer una novela suele ser una pregunta: ¿qué quizo decir el autor? En algunas novelas, particularmente en las de los siglos pasados, el mensaje del autor suele ser siempre evidente. En las novelas del siglo XX en adelante, el mensaje, así como el surrealismo en pintura esconde la figura y es el lector quien tiene la tarea de reconstruirla, aparece también oculto, apenas sugerido. (más…)

Gabriel García Márquez, Memorias de mis putas tristes.

A pesar de la notoria distancia que Memorias de mis putas tristes guarda con sus grandes obras, en ella queda igualmente de manifiesto el “don de la literatura”con que ha sido dotada la pluma del Nóbel colombiano. En cien páginas sume al lector en las fantasías de un anciano hedonista, quien todavía a los noventa años se obsesiona por el amor de una joven adolescente, y por ella está dispuesto a dejarlo todo. (más…)

Gabriel García Márquez. El amor en los tiempos del cólera

Florentino Ariza se enamora de Fermina Daza siendo todavía un adolescente, y ella lo rechaza a pesar de haber estado en algún momento enamorada también de él. Aún así, el sentimiento  del rechazado perdurará a través del tiempo, nutrido por la esperanza y la convicción ciega de que ella terminará amándolo algún día. Así transcurren cincuenta años, hasta el día en que Fermina Daza queda viuda del doctor Juvenal Urbino y Florentino Ariza, poco a poco, avanza hasta concretar su sueño de amor, a pesar de estar pisando los últimos peldaños de la ancianidad.

(más…)

José Saramago, El hombre duplicado

Tertuliano Máximo Afonso viendo una película  recomendada por un colega (“Quien no se amaña no se no se apaña”), descubre que uno de los personajes secundarios de la cinta es idéntico a él. Ni más ni menos su más fiel retrato. De ahí en adelante el protagonista de “El hombre duplicado” no volverá a dormir tranquilo, y hará en lo sucesivo todo lo posible para saber de quien se trata, indagando en otras cintas hasta dar con el nombre real del actor, para conocerlo y encararlo con el propósito de saber cuál de los dos es el impostor. (más…)