Etiqueta: Premios Nóbel de literatura

El extranjero, de Albert Camus.

La controvertida novela de Albert Camus, El extranjero, publicada en 1942, enfrenta al lector a una historia que impacta por la indiferencia del personaje frente a la vida. Meursault, es el prototipo del antihéroe, de aquellos seres abúlicos, exangües, clásicos representantes del nihilismo, para quienes la vida no tiene ningún sentido, y se la entiende y valora como algo absurdo, que es la tesis del existencialismo. (más…)

Sombras sobre el Hudson, Isaac Bashevis Singer.

Sombras sobre el Hudson, es una novela que viene a recrear las consecuencias de la inserción de emigrantes judíos en el seno de la cultura norteamericana, luego de la persecución nazi que los llevara a buscar refugio en aquel país. Pero atención; el relato no apunta  hacia los hechos concretos más esperados, como ocurre en otras novelas,  donde  el resentimientos y el odio que cargan quienes han padecido el horror  del holocausto conforman el asunto principal del mundo narrativo. (más…)

Herzog, Saul Bellow

La problemática del norteamericano, Premio Nóbel (1976), Saul Bellow se centra en la psicología de sus héroes. Sus novelas, Hombre en suspenso, Carpe Diem, y Herzog, constituyen una especie de psicoanálisis en el cual el lector se hace parte, penetrando así también su propia interioridad, conjuntamente con la de los personajes.

(más…)

Herta Müller, Niederungen: En tierras bajas.

Los relatos de Herta Müller dicen relación con lo que llamamos criollismo, toda vez que  dan cuenta de la realidad rural, de un mundo recóndito, habitado por seres distintos, marcados por un cronómetro que no alcanza la vertiginosa velocidad del mundo citadino. Herta Müller recrea esos espacios de intimidad que el hombre ha perdido en medio de la urgencia de la vida moderna. Desde luego, llama la atención su estilo, la particularidad de su escritura, ese realismo surrealista para retratar espacios y circunstancias. (más…)

A la muerte de José Saramago

Ha muerto José Saramago, el Nóbel de las letras portuguesas. El mundo de la cultura se conmueve ante su deceso, como si no fuera el hombre, al decir de las filosofías existencialistas, ser para la muerte. Como si morir fuera una gran casualidad y no la mayor certeza. Efectivamente, hay que decirlo, la gente se muere, pobres y ricos, jóvenes y viejos. (más…)