De pronto, las bicicletas

bicicletasDe pronto aparecieron bicicletas abandonadas en las calles de Santiago. En la noche, en la madrugada, al mediodía, al caer el crepúsculo ceniciento de la tarde, a todas horas aparecían o desaparecían como espectros, cual figuras fantasmales. Sigue leyendo